ALFONSO X Y EL FECHO DEL IMPERIO: HERENCIA, AMBICIONES Y SOLEDAD

Juan González Díaz

Resumen


Alfonso X, rey de Castilla y León, es proclamado en marzo de 1256 como Rey de Romanos por los representantes de la ciudad de Pisa; más tarde, en septiembre de 1257, los embajadores alemanes le comunicaron la noticia de su elección por los príncipes electores. Sin embargo, la coronación como emperador nunca llegó a producirse. Fue una ilusión que ocupó casi treinta años de su reinado, en los que invirtió gran cantidad de esfuerzo y dinero para que fuese reconocido su derecho legítimo, supuso una presencia intensa en los ámbitos diplomáticos europeos como ningún otro monarca hispano tuvo ni tendría en mucho tiempo y que, a la vista de la historiografía actual, puede dar sentido a todo su reinado. No obstante, el fecho del Imperio se puede considerar como el hecho de mayor relevancia política de la historia del reino de Castilla y León, así como de la España medieval.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 License.